Les cabòries d'en Montilla

¿Qué puede estar pasando por la cabeza de un ex president?

Ejemplos de publicidad ilícita: ¿cuándo se pasan de la raya?

publicidad ilicita

Nos encontramos aquí ante un tema delicado. La publicidad ilícita, aunque está convenientemente legislada, muchas veces se mueve en una suerte de vacío legal. Por eso conviene repasar por un lado la legislación vigente y, por otro, algunos elementos clave, así como ejemplos, que la distinguen de la publicidad lícita.

Si empezamos por el aspecto legislativo, contamos con dos leyes fundamentales para regular toda clase de publicidad, donde se especifican los límites de lo lícito e ilícito

  • Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de la Publicidad.
  • Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal.

Publicidad ilícita: condiciones y ejemplos

Hay varios factores generales que son determinantes a la hora de calificar un anuncio publicitario como ilícito:

  • El más importante: atentar contra la dignidad de una persona o colectivo.
  • Resulta ilícito incitar a menores de edad al consumo y compra de productos fuera de su rango de edad, y también si estos productos pueden ponerles en peligro.
  • Existe publicidad ilícita cuando se promueven elementos falsos y/o inventados.
  • El engaño es un elemento básico que determina a la publicidad ilícita.
  • La publicidad subliminal, desde los años 80, está rigurosamente penada.
  • Asimismo, formas de publicidad agresiva, engañosa o desleal, se pueden considerar como ilícitas

De entre todos los ejemplos a disposición (hay muchos), los más fácilmente visibles son aquellos que atentan contra colectivos por razones de sexo o identidad. Por ejemplo, determinados anuncios donde la mujer puede aparecer objetualizada o sometida a la figura masculina.

O bien, sería publicidad ilícita el encontrarnos con valoraciones negativas acerca de minorías como el colectivo homosexual.

Además, toda publicidad que engañe acerca de las características reales del producto que publicita se considera publicidad ilícita. Un ejemplo serían determinados anuncios de zumos Don Simón donde se desprestigia a los competidores con argumentos falaces.

Los comentarios están cerrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *